Black reloj broken

Sentía tus manos, dentro de mi piel mientras recitabas tu canción a través de los murmullos de tus labios. A través de la alcoba, veía a las personas recién abrían sus ventanas para dar comienzo a una vida mientras dejaban pasar los desafiantes rayos del sol, otras iban a dormir pero yo tenía que escribir. El cuento debía llamar la atención de Mark; un antiguo amigo que creció entre polvo y llanto pero ahora dirige la mejor editorial de cuentos, “no lo hagas difícil, hazlo complicado” me decía cada vez que le mostraba un poema. Son las 6:08 am del día jueves 8 de agosto de 1978, pero mi cuento debía estar listo en 10 días y solo estaba perdido, pensando, imaginando y viendo tus manos en las mías cuando tus pupilas dormidas estaban soñando, quizá, en lo que menos esperabas. Por un momento creí tenerlo todo, porque te veías feliz pero cansada y de mi también; solo por eso lo intenté más horas, tiempo de escribir te lo dedicaba a ti mientras dormías junto a mi.

9:38 am, el metro veloz y con mucha gente con un lugar a donde ir pero sin destino para destacar. Vi a un niño que me miraba con ojos tristes y sonreía cada vez que lo saludaba con mi mano. Se bajó en la parada 56- Currey pero iba solo, aunque fuera de la mano de su madre. “Te dije que lo hicieras mejor, Wouldfred”

-Mira, me diste un plazo más de 10 días pero ya casi lo acabo en menos de 3, lo qué pasa es que no te convence mi forma de hablar de la realidad.

-Es un cuento para niños, no para filósofos embriagados. Mejora esto.

-¿Crees que un niño no pueda ver la realidad para…

Mark me interrumpió y dijo:

– El problema no son los niños, el problema es tu idea sobre el mundo. Entiende que para consentir a un niño debes enseñarle poco a poco lo que es la vida mas no induciendo algo fuera de su contexto.

-Supongo que tienes razón, pero ¿adivina? En menos de 7 días te entrego dos propuestas y tú me dirás cuál será la mejor; no para niños sino para abrirles la ment…

-¡No! Por favor, Wouldfred, tienes talento pero haz lo que te digo si quieres la paga.

Tus ojos cansados, tu actitud radical y dura pero sencilla y tierna. Te miraba desde la silla cuando hacías tus cálculos frenéticos del alquiler y de tu vida.

-Deberías dejar de mirarme, ¿es difícil?

La miraba, joder, era hermosa y su físico también.

-No te molestes Bulien – decía yo- me gusta mirarte para no sufrir después a pesar de estar enamorado.

-Solo no me molestes.

Esa mirada nunca la había visto, una mirada fría pero frágil que me decía que ya no quería verme. Tal vez Mark tenía razón esa vez en el café, que el tiempo de la vida es tan corta pero más corto es el precio de amar. Hablé con el acerca del alma y llegué a la conclusión de qué hay solo una pero no una persona indicada.

Faltaban 2 días para el lapso de 10, los escalones para mi departamento estaban viejos y con un mal uso pues la madera chillaba con mi peso. Con la cabeza baja, muerto por la rutina, cansado y con mis demonios hablando para calmar mi corazón. Abrí la puerta y no estabas.

-¡Bulien! ¿A dónde fuiste querida?

Un segundo, diez segundos, veinte minutos. Sin respuesta.

“Lamento todo esto Wouldfred, es mejor así porque mi alma está allá donde tampoco puedo llegar y tú estás aquí, donde ya no quiero estar. Cumplirás todo y la vida de escritor no solo será como en los libros ni como en la tele pero si como quisiste. Sé que te fijabas en mi mirada, y no es que tenga a alguien más sino que ya no quería estar contigo. No tenía las fuerzas para decírtelo pero gracias por todo.

El alquiler se paga solo en un mes, por favor, no me busques si no es para dudas en números que yo de corazón no sé nada. Con cariño, Bulien.“

Noches largas, vida dura y una colisión en mi mente con tu cara, mi vida, tus pies, el dinero, mis tormentos que ya no tendrán más tu aliento y yo; sin ti. Me dirijo a mi máquina de escribir y solo veo los poemas para ti sin mi contigo.

-¿Estás bien?- me decía Mark con mis 1067 páginas en sus manos- no parece que estés bien.

Desvíe la mirada a los edificios gigantes.

– Tal vez no será un cuento, ¿verdad?

-No sé que decir tampoco de tu aspecto. Cuídate, porque una vez marchito el corazón no hay más que placer.

Regresé, caminé y morí. Estaba solo pero contigo en mi mente y mi libro en mis manos con un cheque mayor al que me prometieron. Estaba incompleto, perdido y olvidado en un mundo lleno de televisión y caras bonitas sin nada que decir porque estaba yo en este mund…

1980.

“Y aquí es la parte donde te vuelvo a extrañar, con cariño, Wouldfred”

-Vas progresando, pero te falta usar ello raro en lo común para que sea excepcional.

-Mark -le decía- los sueños están fuera de lo que somos y también de lo que amamos. Déjame en esto, todo saldrá bien.

Aire lleno de soledad, árboles sin hojas, mundo en llamas, lágrimas sin sentido, mentalidad cuadrada, monotonía, pesadez, yo. Estaba yo, aquí.

Publicado por Casandra-VIII/ M

Sígueme en Instagram: Estoy en Instagram como los_panpatos. Instala la app para seguir mis fotos y videos. https://www.instagram.com/invites/contact/?i=y9piqibuhzvd&utm_content=fumwpcl Estoy en Instagram como csndr8mnryst8. Instala la app para seguir mis fotos y videos. https://www.instagram.com/invites/contact/?i=1ruo65oqriud5&utm_content=3jj3lwg Estoy en Instagram como our_here_now.8. Instala la app para seguir mis fotos y videos. https://www.instagram.com/invites/contact/?i=jgn4d551okos&utm_content=k78z949

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: